Locales Por los barrios

Intensifican los operativos de fumigación en la ciudad Capital

El objetivo es evitar la proliferación de mosquitos.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
12/02/2019 - La Municipalidad de La Capital continúa ejecutando importantes operativos de fumigación en diferentes sectores de la ciudad, que se realizan diariamente para evitar la proliferación de mosquitos.

En estos trabajos se concreta la aplicación de insecticidas que no son tóxicos para los animales de sangre caliente ni para las personas, con el objetivo de controlar la reproducción de mosquitos que, debido a la humedad y las altas temperaturas, suelen multiplicarse con mayor facilidad.

En esta oportunidad, las pulverizaciones se efectuaron en los barrios 750 Viviendas y Siglo XIX, XX y San Germés.

Para ello, se desplegó una cuadrilla conformada por decenas de operarios que, mediante aspersores, termonebulizadores y tractores fumigadores, intervinieron en todas las veredas, plazas, terrenos baldíos y demás espacios públicos de los mencionados complejos habitacionales.

Además, de forma simultánea, los trabajos de fumigación se desarrollan en distintos lugares en los que existe abundante vegetación, pastizales y acumulación de residuos que, generalmente sirven de resguardo para mosquitos y moscas.

De la misma manera, se actúa sobre los colectores pluviales a cielo abierto que atraviesan la ciudad, con el propósito de disminuir los riesgos sanitarios para los vecinos.

El municipio informó que los trabajos abarcarán en los próximos días los barrios Ejército Argentino, Campo Contreras, Los Flores, Juan Díaz de Solís, América del Sur y Almirante Brown, entre otros.

La Municipalidad indicó además que se cumplió desde el siete de enero al seis de febrero con el cronograma mensual de fumigaciones abarcando la totalidad de los barrios. Los trabajos se realizan en doble turno.

Informe del Ministerio de Salud

Por su parte, en un informe de la doctora Sandra Seu, del Ministerio de Salud, difundido por la comuna capitalina, señala que distintos puntos de Santiago del Estero han sido repentinamente invadidos por mosquitos. Si bien el fenómeno era esperable, la presencia en gran número de estos insectos causa innumerables molestias a los santiagueños.

En términos de contexto, es pertinente señalar que Santiago del Estero está siendo afectado desde el pasado mes de diciembre por patrones climáticos anómalos que causan extremos de lluvia, humedad relativa y temperaturas que exceden las medias históricas de la provincia.

Los ciclos biológicos de los mosquitos son muy sensibles a estas variaciones de intervalos térmicos, precipitaciones y humedad, lo que hace que sus poblaciones alcancen niveles superiores a lo habitual bajo condiciones favorables como las que ofrece el área desde hace casi diez semanas.

Sin embargo, la proliferación de mosquitos observada por estos días no se trata de una situación de alerta sanitario, pues el evento está dominado por la especie Culex pipiens  quinquefasciatus o mosquito común, definido como un  “mosquito molesto”, ya que no está involucrado habitualmente en la transmisión de enfermedades y sólo ocasiona incomodidades a las personas con sus picaduras (producidas a partir del crepúsculo durante las horas nocturnas).

La segunda especie involucrada en esta invasión es Ochlerotatus albifasciatus, conocido como mosquito de inundación por aprovechar los cuerpos de agua transitorios generados por las lluvias para proliferar.
Esta abundancia atípica de mosquitos podría extenderse por varias semanas, puesto que las condiciones climáticas que le dan soporte aún persisten.

La gente debe poner en práctica las normas de autocuidado ya conocidas para disminuir el contacto con la plaga: desmalezar los alrededores de las viviendas, mantener sus puertas cerradas y utilizar repelente al exponerse al aire libre”.

Dengue

La misma situación climática marco que favorece la presencia de mosquitos molestos perceptible por la población, también lo hace con una especie menos inofensiva: Aedes aegypti, el vector del dengue.
Y esto sí provoca una profunda preocupación por dos motivos:
a) Tanto Bolivia como Paraguay han declarado alerta sanitario debido a los brotes de dengue en curso. Esto está provocando una gran presión de entrada del virus al país que ya se está reflejando en casos autóctonos en Salta, Misiones, Buenos Aires y Santa Fe y que, más temprano que tarde, impactará también en nuestra provincia.

b) El antecedente de los casos aparecidos en Capital en abril-junio de 2018 dejó en evidencia por primera vez la capacidad de transmisión que el vector alcanzó en el centro urbano más cuantioso de nuestra provincia. A partir de la adquisición de esta “capacidad vectorial”, episodios como el antedicho podrían repetirse con facilidad ante el ingreso del virus.

Ambos  elementos componen una situación de riesgo que no hay que subestimar. Es por eso que la Dirección de Enfermedades Transmisibles por Vectores se halla trabajando intensamente en la puesta a punto de un plan de contingencia que involucra a todos los actores del sistema. En este sentido, se ha articulado un protocolo de actuación con los municipios de Capital y Banda para comprometer un abordaje conjunto que permita optimizar los recursos disponibles.

En este caso, para evitar la presencia del  mosquito aedes aegypy, que se cría en los hogares, las familias deben tomar medidas, tanto dentro de la casa como en el peridomicilio:
Eliminando todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos).

Dando vuelta los objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).
Cambiando el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días. Recordá frotar las paredes de los recipientes con una esponja a fin de desprender los huevos de mosquito que puedan estar adheridos.

Rellenando los floreros y portamacetas con arena húmeda.
Manteniendo los patios limpios y ordenados y los jardines desmalezados.
Limpiando canaletas y desagües de lluvia de los techos.
Tapando los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.
También es importante prevenir la picadura del mosquito:
Usando siempre repelentes siguiendo cuidadosamente las recomendaciones del envase.

Utilizando ropa clara que cubra los brazos y las piernas, especialmente durante las actividades al aire libre.
Colocando mosquiteros en puertas y ventanas, y cuando sea posible usar ventiladores o aire acondicionado en la habitaciones.
Protegiendo cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras.
Utilizando repelentes ambientales como tabletas y espirales.

En este sentido, recomendamos a la población que ante la aparición repentina de fiebre sin mucosidad acuda inmediatamente al médico y que mantenga su vivienda sin recipientes capaces de acumular a agua o los tape para que los mosquitos no puedan ingresar a ellos.  
Últimas noticias