Opinión y Actualidad Aspecto psicológico

Indicadores que denotan un posible abuso sexual en niños

Desde el Poder Judicial indicaron prestar atención a algunas de las señales que se presentan en casos de niños o niñas abusados.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
12/11/2019 -

La pérdida de control de los esfínteres, cambios en la personalidad, al tornarse excesivamente agresiva o muy inhibida y el llanto incontrolable sin aparente motivo, son algunas señales a las que se le debe prestar especial atención cuando se producen en niños, niñas o adolescentes (NNA), pues es posible que haya sufrido un abuso sexual.

Así lo explicaron profesionales del Gabinete de Psicología Forense del Poder Judicial que habitualmente evalúan a presuntas víctimas de este tipo de delito, mediante técnicas profesionales específicas.

Para sistematizar el abordaje de estas situaciones, la Justicia provincial, en concurso con otros organismos estatales, diseñaron el Protocolo Interinstitucional de abordaje de niños, niñas y adolescentes víctimas y testigos de abuso sexual y otros delitos.

Este documento tiene por objeto guiar a maestros, profesores, entrenadores o referentes de instituciones educativas e intermedias y profesionales de la salud, a actuar de forma expedita; principios que se deben hacer extensivos al resto de la sociedad para asegurara una inmediata respuesta de la Justicia.

En ese marco, los especialistas detallaron que el comportamiento temeroso de un NNA, que busca cuidar su cuerpo y evita que otras personas se acerquen o se pone incómodo con demostraciones de afecto o incluso rechaza el ser bañado pos sus progenitores, son conductas que evidencian que fue víctima de agresiones sexuales.

Dado el caso, es importante comprender que si el infante decide contar su experiencia, debe brindarse a este toda la contención posible y prestar atención a su relato o en lo posible poder tomar nota de él, con la intención de evitar la revictimización, ya que cada oportunidad que la recuerda, la revive y se transforma en víctima de esta nuevamente.

A través de esa información proporcionada por el damnificado, además de las pericias científicas, constituyen la base probatoria que permitirá identificar y condenar al responsable del abuso.

La respuesta de los adultos circundantes ante tal hecho, debe ser inmediata y siempre tener presente que la primera medida a tomar es la de realizar la denuncia penal correspondiente, permitiendo la apertura de una investigación para sancionar al o los autores del delito.


Últimas noticias